CoberturaPhoto: un espacio para el encuentro, la reflexión y la comunicación

Estándar

Cobertura Photo nace en Sevilla en el año 2001, gracias a la iniciativa del fotógrafo Alberto Rojas Mazas, como galería y espacio para ofrecer un amplio abanico de cursos y talleres relacionados con la fotografía. Se definen a sí mismos como un entorno independiente dedicado a la difusión de la fotografía y a su relación con otras disciplinas artísticas; un espacio para el encuentro, la comunicación y la reflexión entre fotógrafos y no fotógrafos.

Collage 1La idea nace de un grupo de fotógrafos que integra a su vez a otro grupo de jóvenes fotógrafos emergentes, un conjunto cuyos miembros pertenecen a diferentes generaciones y perfiles, y a los que  une el placer y la necesidad de fotografiar.

El colectivo propone crear una interrelación entre ambos grupos, donde el factor pedagógico se mantenga en consonancia con el desarrollo de proyectos en común, y donde el intercambio de ideas de lugar a diferentes maneras de entender la fotografía.

Collage 2

La iniciativa centra sus actividades en el campo de la formación, con un amplio programa de cursos y talleres que van desde la introducción al mundo de la fotografía hasta las clases magistrales con grandes fotógrafos, siempre fundamentando el proceso de aprendizaje no solo en aspectos técnicos, sino también en la adquisición de valores culturales y humanos, considerados imprescindibles para la formación de un fotógrafo.

Paralelamente, Cobertura Photo crea y desarrolla proyectos fotográficos, tanto de forma independiente como en colaboración con otras instituciones culturales, ya sean públicas o privadas.

Cobertura Photo posee un espacio expositivo y una librería especializada, y transforma su estudio para sesiones fotográficas externas. Su galería se encuentra en la calle Narciso Campillo número 4, en Sevilla. Por sus paredes han pasado fotógrafos como Oan Kim, Guillaume Binet, Alain Keler, Véronique Bourgoin, Joaquín Arjona, Lira Fernández-Dávila o Jacobo Gavira son importantes aportaciones a la agenda de Sevilla.

Collage 4

La librería especializada en fotografía la compone una colección de libros de ocasión, primeras ediciones y rarezas adquiridas al librero holandés Dirk Bakker, además de publicaciones de las más importantes editoriales nacionales e internacionales. Entre las editoriales disponibles para consultar se encuentran: GG Gustavo Gili, Phaidon, La Fábrica, Blume, Cataclismo – Exit, RM Verlag, TeNeues, y Taschen.  Este espacio de aprendizaje también colabora con diferentes fotógrafos y colectivos, cuyos libros y catálogos tenemos disponibles, así como con otras librerías con la que realiza actividades de forma conjunta.

Collage 3

En su espacio de talleres, se organizan un curso anual y un curso general de fotografía. El programa se divide en dos ciclos por año, estos ciclos incluyen talleres monográficos intensivos y talleres de técnica, lenguaje y creación fotográfica. Los talleres monográficos son impartidos por fotógrafos reconocidos. Los talleres de técnica, lenguaje y creación son impartidos por fotógrafos con una amplia formación de la imagen y una larga trayectoria profesional y docente.

El curso anual de fotografía está dirigido a personas que partiendo de un nivel básico, desean profundizar en la fotografía en todos sus aspectos y obtener unos niveles de conocimientos del mundo de la imagen y capacidad suficiente para decidir sobre su continuidad en la formación en este medio, su complementación con otros campos, o su paso al mundo profesional.

 

Fuentes:
http://www.coberturaphoto.com/es/
http://coberturaphoto.blogspot.com.es/
https://www.facebook.com/coberturaphoto
http://www.tertuliaandaluza.com/explora/sevilla/cobertura-photo-sevilla/

Chema Madoz

Estándar

“Intento acercarme a los objetos sin una idea preconcebida. Verlos como si fuera la primera vez que me enfrento a ellos. Generalmente el problema que tenemos es que en el momento en que damos algo por sabido, dejamos de prestarle atención, y curiosamente todo aquello que nos rodea posee un misterio que a veces ni tan siquiera somos capaces de sospechar”.

Chema Madoz.

José María Rodríguez Madoz (Chema Madoz) nació en Madrid en 1958. Cursó la carrera de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid, estudios que simultaneó con otros de fotografía en el Centro de Enseñanza de la Imagen. En 1985 tuvo lugar su primera exposición individual en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid. A partir de entonces comenzó una carrera impecable. Premio Kodak (1991); Premio Nacional de Fotografía (2000), Premio Higasikawa, Overseas Photographer en Japón (2000) Premio Bartolomé Ros Photo en España (2011) y Autor Destacado de la Bienal de Houston, Fotofest- (2000)

1986+rafael-sanz-lobato-Chema Madoz

A lo largo de su vida ha expuesto individualmente, entre otros, en el Museo de Bellas Artes de Caracas. Chateau D´eau de Toulousse, en el CGAC de Santiago de Compostela, en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, en el Museo de Bellas Artes de Caracas, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en 1999-2000, Instituto Cervantes de Manila, Estocolmo y Tokio, CCBB de Río de Janeiro, Museo Angewandtekunst de Frankfurt, Netherland Photomuseum de Rotterdam, Hermitage Museum de Kazán, Rusia, Multimedia Art Museum de Moscú, Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Santiago de Chile. Y en diferentes galerias cómo: Galeria Moriarty, Madrid. Galeria Joan Prats, Barcelona. Lisa Sette Gallery, Arizona. DNB Gallery, Texas,Yossi Millo Gallery, New York. Galerie Esther Woerdehoof, Paris, Galería OMR, D.F Méjico.

El Ministerio de Cultura de España organizó una exposición, en las salas de La Fundación Telefónica de Madrid, que recoge los últimos cinco años de su producción. Chema Madoz 2000-2006. De forma colectiva ha participado con diferentes galerias en ferias cómo Arco en España, Armory Show en Nueva York o Paris Photo, en Francia. Su obra se encuentra en colecciones cómo El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. El IVAM. Centro Galego de Arte Contempráneo CGAC. Museo Marugame Hirai. Museum of Fine Arts de Houston. Saastamoinen Foundation Art Collection, Helsinki o en el Centre Pompidou. Paris y Colección Hermés de Paris. También ha publicado varios libros que recogen su trabajo.

Su forma de fotografiar destaca por su imaginación y originalidad. Aunque en algunas de sus primeras obras aparecían seres humanos, desde los noventa, Chema Madoz ha centrado su trabajo en la fotografía de objetos cotidianos a los que modifica o acentúa alguna cualidad. Sobre estos, el fotógrafo comentaba en una entrevista: “la desaparición de los personajes de mis fotografías forma parte del propio proceso de creación. He venido intentando a lo largo del tiempo, construir imágenes con los mínimos elementos posibles y en ese trayecto la persona fue desapareciendo poco a poco. El hombre no tiene  cabida, pero digamos que si aparece. En la medida de que todo gira en torno a  él. Él es el creador y el usuario de todos esos objetos que aparecen en las  imágenes y finalmente como espectador es el receptor e intérprete de las imágenes. Está por todos los lados, simplemente no aparece su imagen”. Sus fotografías son tomadas en blanco y negro y tienen un aspecto minimalista, se cuida la estética hasta el más mínimo detalle y son, en su mayoría planos detalle o primeros planos.

Son muchos los que califican su trabajo como “poesía visual”. Él mismo se define como un escultor que trabaja desde el punto de vista de un fotógrafo y utiliza la fotografía como registro de la memoria. En su obra aporta a los objetos nuevos significados que a simple vista permanecen ocultos, los descontextualiza para crear metáforas fotográficas, juegos visuales, que sorprenden y provocan al espectador. Partiendo de la  apariencia habitual revela una nueva interpretación que nos remite a una asociación inesperada. Chema Madoz cuestiona la realidad, invita a la observación y la reflexión y nos hace descubrir la poesía que emana de cada objeto sometiéndolo simplemente a ligeras transformaciones y alejándolo de su función habitual, modifica el contexto de su uso y altera la percepción de la realidad. Es un ilusionista.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuentes:
http://www.chemamadoz.com/autor.html
http://www.culturainquieta.com/es/festival/item/2388-chema-madoz.html
http://www.fotogenio.net/ponente.php?id=43
http://www.ilusionario.es/CONTEMPOR/madoz.htm
http://boek861.com/proyectos_rec/pry/0%20CH%20M%20F%20F.pdf

Café-Bar Damajuana: una oportunidad para el arte y la fotografía en Jerez

Estándar

cuadro En pleno centro histórico de Jerez de La Frontera, en la calle Francos, encontramos el Café-Bar Damajuana, una casa palacio que se ha convertido en un estandarte de la movida de la ciudad y que, actualmente, se ha consolidado como un núcleo de actividades culturales de diferentes ámbitos.

Este local abrió por primera vez sus puertas al público en 1991, siendo propiedad de Pepe el de La Lechería, palmero de Lola Flores. Pero no fue hasta 1996, al cambiar de dueño, cuando se convirtió en un bar abierto de forma permanente al público. En esta primera etapa, Damajuana estuvo acompañado de una tienda de material de montaña, un rocódromo y el estudio de grabación La Bodega. Con la llegada del año 2000, se produjeron reformas, el estudio de grabación llegó a su auge, con el ir y venir de músicos conocidos a nivel nacional, y se inauguró la Sala de Arte.

La casa palacio se divide en varios espacios. En primer lugar hay una entrada, cubierta, decorada con una gran variedad de plantas, que sirve como salón para tomar un café o una copa. A la derecha, se sitúa la barra del local y, a continuación, el patio exterior. Un patio fechado del siglo XVI, que se utiliza como sala de conciertos o como terraza, cuando el tiempo lo permite. En la segunda planta, es donde encontramos la Sala de Arte y el estudio de grabación.

Damajuana

Actualmente, además de por sus cócteles y los conciertos que tienen lugar en el patio del Café Bar, Damajuana es conocido por su Sala de Arte, donde con más entusiasmo que medios mantienen una labor constante, apostando por el arte y la cultura.

Esta Sala de Arte es la que acoge en la actualidad exposiciones de pintura y fotografía. Las colecciones que acoge la sala pueden ser visitadas por el público durante un mes y suelen intercalarse ambas modalidades artísticas. Las series fotográficas que suele acoger Damajuana pertenecen en su mayoría a fotógrafos locales que acuden al establecimiento buscando una oportunidad de dar a conocer su trabajo, pero también acogen colecciones de fotógrafos internacionales, como el sueco Niklas Montelius, especializado en retratos en blanco y negro. Los responsables de la Sala de Arte son los que deciden qué exponen en su galería. Las temáticas son muy variadas y, en ocasiones, como la Semana del Flamenco, se realizan exposiciones centradas en temas determinados.

damajuanaaa

Tal es la popularidad del local en la ciudad, que a menudo es publicitado en las páginas del Diario de Jerez, en la sección de cultura, sobre todo cuando las inauguraciones se celebran los domingos. La próxima cita en Damajuana, tendrá lugar el cinco de diciembre, cuando se celebrará una exposición colectiva, en la que participarán más de veinte artistas y que incluirá tanto fotografía como pintura.

Damajuana

Fuentes:
http://www.damajuanacafebar.com/
https://www.facebook.com/damajuanajerez
http://www.diariodejerez.es/ocio
Entrevista con los responsables del establecimiento

…la guerra

Estándar

KIM PHUC VIETNAM

La fotografía que encabeza esta entrada fue realizada por Nick Ut en 1972, durante la guerra de Vietnam. En ella aparece Phan Thị Kim Phúc, la niña protagonista, que entonces solo contaba con nueve años de edad, huyendo de un ataque de napalm en la ciudad de Trang Bang. Esta es, probablemente, la instantánea más reconocida por el gran público dentro de la fotografía de guerra, gracias a que consiguió el Premio Pulitzer.

La fotografía de guerra nació en 1855, a penas treinta años después de la invención de la fotografía, durante la Guerra de Crimea, a la que fue destinado Roger Fenton. El trabajo de este fotógrafo, pionero en el ámbito de la guerra, fue muy complicado debido al procedimiento fotográfico que se usaba en ese momento: el colidion húmedo, que exigía llevar un carromato tirado por bueyes, en el que se transportaban todos los elementos necesarios. Además, Fenton, había recibido órdenes de no fotografiar muertos para no desmoralizar a las tropas inglesas, ya que su cometido era frenar la poca popularidad que tenía el conflicto entre la población.

Pocos años después, en 1861, estalló la Guerra de Secesión, la guerra civil americana. Esta guerra amplió las posibilidades de los fotógrafos que, en la mayoría de los casos, no contaban con restricciones a la hora de llevar a cabo su trabajo. Entre los profesionales más importantes que cubrieron este conflicto, podemos destacar a Matthew B. Brady, decidido a retratar las barbaridades del conflicto y autor del retrato de Abraham Lincoln, que fue usado posteriormente para los billetes de cinco dólares.

La Guerra Civil española, supuso un verdadero punto de inflexión para la fotografía de guerra, gracias al desarrollo de la tecnología. Pocos años antes habían aparecido las Leica y Contax y, por primera vez, no era necesario llevar el trípode. Además esta década se caracteriza por la mejora de la sensibilidad de las películas, lo que permitía captar acciones rápidas y los nuevos carretes daban la oportunidad de realizar treinta y seis fotografías antes de ser sustituidos. Esta guerra supuso para muchos la antesala de lo que vivirían luego durante la Segunda Guerra Mundial. La estética característica de la fotografía bélica nació en la Guerra Civil española, de la mano de reporteros extranjeros y españoles. Fueron los primeros en mostrar los destrozos, el terror y la ira del pueblo. Ellos acompañaron a los soldados hasta el frente de batalla. La fotografía más recordada de este conflicto es, sin duda, Muerte de un miliciano, de Robert Capa.

Robert_Capa,_La_muerte_de_un_miliciano

Muerte de un miliciano, Robert Capa.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos eran plenamente conscientes del poder y el alcance de las imágenes, así que no duraron en utilizarlo en su beneficio. Cada país elegía un grupo de fotógrafos que enviaban a la guerra para actuar según sus directrices. No obstante, gracias a los reporteros de las grandes revistas, la sociedad pudo conocer la cruda realidad. Fotógrafos como Robert Capa o Eugene Smith vivieron y sufrieron como soldados rasos para poder ofrecer sus miradas. Las imágenes más reconocibles de esta etapa son la del desembarco de Normandía, de Robert Capa y aquella en la que aparecen seis soldados estadounidenses clavando la bandera en Iwo Jima.

desembarco Normandia

Desembarco en Normandía

Raising-The-Flag-On-Iwo-Jima-Joe-Rosenthal

Bandera de Iwo Jima

La Guerra de Vietnam trajo consigo la libertad plena para ejercer la fotografía, el fotógrafo era libre para elegir todo aquello que quisiera fotografiar, desde los muertos hasta los heridos más escalofriantes. Llama la atención como la fotografía que encabeza esta entrada estuvo a punto de ser censurada, pero no por la crueldad que representa, ni por el dolor, sino por el hecho de que apareciera una niña desnuda en ella. La labor llevada a cabo por los fotógrafos durante este conflicto dejó en evidencia la incoherencia que sobre la que se asientan las guerras, por lo que en el siguiente gran conflicto, la Guerra del Golfo, el control sobre la profesión fue muy duro. La Guerra estuvo cubierta, casi en su totalidad por la CNN, que solo ofrecía imágenes del cielo nocturno en el que podían distinguirse bombardeos. No hubo imágenes de víctimas, ni de dolor, solo un fondo negro y destellos en el cielo.

En los conflictos actuales, dada la gran pluralidad de medios que existen y la competencia que se establece entre ellos, lo que prima es el impacto visual de las imágenes que se obtienen. En ocasiones, los fotógrafos pueden llegar a cuestionarse donde está el límite de lo que se ofrece a la sociedad, hasta donde podemos llegar para captar la atención de las audiencias. Emilio Morenatti, fotógrafo jerezano y miembro de la Associated Press afirma que “hay que mostrarlo todo, pero con un lenguaje más sofisticado, Porque ya estamos anestesiados, esas imágenes ya no nos afectan”. La única certeza es que la profesión de los fotógrafos de guerra supone un contacto permanente con la muerte. Un roce demasiado intenso.

Fuentes:
KOETZLE, HANS MICHAEL. 50 fotografías míticas: su historia al descubierto. Taschen. 2011.
http://www.descubrirelarte.es/2013/09/05/fotografia-en-guerra-los-cliks-del-visor-frente-al-ruido-del-arma.html
http://www.xatakafoto.com/historia-de-la-fotografia/la-fotografia-durante-la-guerra-civil-norteamericana-y-fotografias-de-la-misma
http://sientateyobserva.com/2011/06/05/fotografos-de-guerra/
http://cultura.elpais.com/cultura/2013/02/19/actualidad/1361286004_716025.html
http://altfoto.com/2013/08/fotografia-de-guerra
http://altfoto.com/2013/08/fotografia-de-guerra-y-ii
http://www.slideshare.net/Frio/historia-de-la-fotografa-267941
Documental: Historia de la fotografía: reporteros de guerra:
http://www.youtube.com/watch?v=C7dBHMzCvxM

Cristina García Rodero

Estándar

“En el mirar está el sentir, está el interrogar, el profundizar. Una cosa es ver y otra es mirar. Cuando salgo a la calle no veo nada; sin embargo, cuando cojo la cámara suceden muchas cosas, porque hay una voluntad de ver, de mirar. Y si miras, suceden cosas. Fotografiar es querer ver. Querer ver con sentimiento” 

Cristina García Rodero

De sangre manchega, Cristina García Rodero nació el 14 de octubre de 1949 en Puertollano, Ciudad Real. Su pasión por la fotografía comenzó a los once años, cuando empezó a intentar conocer el funcionamiento de la cámara fotográfica que había en su casa. En 1968 se trasladó a Madrid para estudiar en la Facultad de Bellas Artes de San Fernando, en la Universidad complutense de Madrid, logrando licenciarse en pintura en 1972. Durante su estancia en Florencia, en 1973, concibe su trabajo sobre España y es la beca de Artes Plásticas de la Fundación Juan March la que le da la oportunidad para lo que será su trabajo de investigación fotográfica más reconocido y el comienzo de una gran trayectoria profesional envidiable, centrada en el comportamiento humano a través de sus ritos, tradiciones y celebraciones religiosas o paganas. “Mi estancia en Florencia tuvo muchas consecuencias, porque iba a aprender y no aprendía, y eso me produjo una gran desazón. Era muy joven e inexperta, creía que iba a ir a una buena escuela y la desesperación de ver que no aprendía nada me impulsó a salir a la calle a fotografiar, me hizo meterme en las huelgas, que en Italia eran casi todos los días y aunque ellos decían que eran peligrosas, para mí eran suaves comparadas con las de Madrid. Me hizo también tener mucha añoranza de España y pensar “con todo lo que yo podría hacer en España”, entonces pedí una beca a la Fundación Juan March y me la concedieron. Esa beca fue la que cambió mi vida, porque la pedí para un trabajo general, pero cuando conocí lo que eran nuestras fiestas populares, decidí que era lo que quería hacer”.

Crsitina-García-Rodero-para-Jot-Down-33

En 1974 inicia su labor pedagógica en la escuela de Arte y Diseño de Madrid, donde obtuvo la cátedra de fotografía en 1985 y trabajó como profesora de fotografía en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Madrid desde 1983 al 2005. Más tarde comienza a impartir talleres y conferencias en Europa y América. Con la cuantía de la beca de la Fundación Juan March, lleva a cabo su primer trabajo, centrado la tarea de fotografiar costumbres y fiestas por toda España, mostrando parte de la esencia de nuestra cultura, un pasado cada vez mas olvidado, negado o ignorado.

Con su primera publicación en 1989 “España Oculta” obtiene el premio a la mejor publicación en el XX Encuentro de Fotografía de Arlés, el premio Kodak al Mejor libro en Sttutgart, y con ello el reconocimiento internacional. Le es concedido en 1990 el Premio W. Eugene Smith de Fotografía Humanista en Nueva York y el premio Dr. Erich Salomón en Colonia. Seleccionada por la revista Life entre los mejores fotógrafos del mundo en su publicación Colectors Edition Life. The world’s best photographs 1980-1990. Nueva York. En 1992 el Centro Getty de Historia de Artes y Humanidades de Los Ángeles le compra 6.000 fotografías catalogadas para su consulta y estudio público. En 1993 se alza con el Primer premio World Press Photo en la categoría de Arte. En 1996 el Ministerio de Cultura le concede el Premio Nacional de Fotografía,y en el año 2000 la Fundación Conde de Godó de Barcelona le otorga el Premio de Fotoperiodismo y en Madrid, el Premio Bartolomé Ros de Photoespaña a la mejor trayectoria Fotográfica.

En el 2001 la sociedad geográfica Española la reconoce con el premio “Imagen 2001” por su trayectoria profesional y por el conjunto de su obra fotográfica y el Premio de excelencia de La Vanguardia “The best of newspaper design 2001” en la categoría Fotoperiodismo. El ministerio de Cultura en el 2005 le concede la medalla de oro al Mérito en las Bellas Artes y en el 2006 obtiene el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid. Premio Alfonso Sánchez de Periodismo Gráfico de la Asociación de Periodistas Gráficos Europeos,Madrid 2007 y en el 2008 el premio de las Artes y de la Ciencia Castellano-Manchegos del Mundo (Premio Artes Plásticas). Desde el año 1990 comienza a trabajar con la agencia Vu en Paris y en el 2005 entra en la Agencia Magnum convirtiéndose en el 2009 en miembro de pleno derecho y el primer fotógrafo español que entra esta prestigiosa agencia. En el 2013, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando la elige como Académica Numeraria para la Sección de Nuevas Artes de la Imagen.

Ha expuesto, entre muchos otros, en museos como el MOMA, Contemporary Art Center de New York, en el Centro Georges Pompidou de Paris;  en el Museo del Prado y  el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid, en el  International Center of Photography de Nueva York; en el Metropolitan Museum of Photography de Tokio; o en el Musée Nicéphore de Niepce, en Francia.

Su obra manifiesta su interés por el comportamiento humano, intentando comprender al hombre y lo que lo conforma: su espiritualidad y su cuerpo. Trata temas como las dualidades de la vida y de sus contradicciones: religioso-pagano, natural-sobrenatural, vida-muerte, placer-dolor, guerra-paz, cuidad-campo, nuevo-viejo, tierra-agua, hombres-dioses, espíritus-tierra, zambulléndose en las tradiciones y ritos que han sobrevivido durante siglos e investigando las nuevas creencias y manifestaciones, fruto de los cambios económicos y políticos, de las necesidades actuales y de los conflictos sociales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuentes:
http://www.jotdown.es/2013/07/cristina-garcia-rodero-cuando-salgo-a-la-calle-no-veo-nada-sin-embargo-cuando-cojo-la-camara-suceden-muchas-cosas/
http://es.wikipedia.org/wiki/Cristina_Garc%C3%ADa_Rodero
http://www.librodenotas.com/almacen/Archivos/003804.html
http://www.fotogenio.net/ponente.php?id=81